Quiero aclarar que en lo absoluto apoyo la industria de las armas. De hecho todo lo contrario. Una muestra más del masivo negocio que es la guerra, y las cantidades millonarias que pueden ser tan sólo las migajas que caen del gran pastel. ¿Pero hasta cuándo el pastel deja de ser dulce y comienza a pudrirse?

¡SUSCRÍBETE!

– Sígueme en Instagram @LuisitoComunica
– Sígueme en Facebook
– Twitter

(Visitado 2 veces, 1 visitas hoy)